El año 2022 está aquí, y los bancos y el sistema bancario tradicional siguen vivos a pesar de décadas de predicciones amenazantes hechas por los entusiastas de las criptomonedas. El único final que se produjo fue la nueva hoja de ruta de Ethereum 2.0 que Vitalik Buterin publicó a finales del año pasado. 

Aunque con esta hoja de ruta la industria de las criptomonedas cambiaría para mejor, 2021 nos mostró que las criptomonedas no destruyeron ni dañaron a los bancos centrales, al igual que la banca tradicional no mató a las criptomonedas. ¿Por qué?

Para ser justos, la lucha entre ambos fue igualmente brutal en ambos lados. Muchos entusiastas de las criptomonedas gritaban sobre el apocalipsis que se avecinaba en los sistemas financieros del mundo y describían un brillante futuro relacionado con las criptomonedas por delante en el que todos los artículos podrían comprarse con Bitcoin (BTC). Por otro lado, los banqueros se apresuraron a defender el papel tradicional del sistema bancario, acusando a la tecnología blockchain de bajo rendimiento y falta de cumplimiento.

Ambas partes se equivocaron en sus predicciones.

Juego en igualdad de condiciones

Por suerte, ni las criptomonedas ni la banca tradicional fueron destruidas. Por un lado, ninguno de los principales proyectos de criptomonedas se ha mantenido al margen de la integración más estrecha con los bancos. El exchange de criptomonedas con sede en Estados Unidos, Kraken, recibió una licencia bancaria y el proceso de salida a bolsa de Coinbase habla por sí mismo, ya que es un juego 100%, según las reglas del sistema bancario/financiero. La mayoría de los principales proyectos utilizan los servicios de solo unos pocos bancos: Signature, SilverGate, Bank Frick, concentrando la liquidación e imponiendo los principios bancarios de trabajo con criptomonedas.

Por otra parte, la comunidad bancaria creó ecosistemas internos para proyectos de criptomonedas. Visa introduce servicios de asesoramiento sobre criptomonedas para ayudar a sus socios a navegar por el mundo de las criptomonedas. Amazon Web Services (AWS) quiere “ser el AWS de las criptomonedas”. Suiza propone servicios bancarios para trabajar con las criptomonedas. SolarisBank ofrece incluso una API para proyectos de criptomonedas. Los mayores bancos y bolsas estadounidenses están lanzando servicios relacionados con las criptomonedas. En El Salvador, bitcoin es reconocido como medio de pago, lo que (teóricamente) implica la necesidad de que las organizaciones financieras internacionales estén preparadas para realizar liquidaciones en bitcoin con El Salvador.

¿Qué ha impedido que las criptomonedas destruyan a los bancos?

La humanidad. A lo largo de toda la historia de los humanos, muchas nuevas tecnologías no han podido tener inmunidad de ser controladas por las autoridades estatales directa o indirectamente a través de corporaciones. La radio, la televisión, Internet, las redes sociales… todo empezó con la idea de la libre difusión de la información y acabó topándose con el hecho del control total. La misma historia está ocurriendo ahora con blockchain, y no hay ninguna posibilidad de que cambie en el futuro.

En su mayoría, la gente intenta exagerar los riesgos y reducir la probabilidad de un buen resultado. En mi opinión, esa es la razón que ha limitado y sigue limitando a la gente a aceptar las criptomonedas. Pero, como he dicho, esta forma de pensar forma parte de la naturaleza humana.

Aun así, ¿por qué la centralización derrota a la descentralización? El gobierno a nivel mundial tardó algún tiempo en comprender que la tecnología blockchain podría ser no solo un problema, sino una poderosa herramienta para lograr intereses políticos. Así que la blockchain, originalmente diseñada como una poderosa herramienta de libertad, recibió una implementación totalmente inversa, convirtiéndose en una herramienta para el control del dinero hasta un punto antes impensable. Al igual que la tecnología nuclear, el ser humano la utiliza tanto para fines pacíficos como militares; la blockchain encierra dos caras del bien y del mal.

Sin embargo, no es una pérdida

A primera vista, las criptomonedas tuvieron que dar un paso atrás respecto a las posiciones iniciales de los “halcones”. A cambio, recibió un amplio reconocimiento, distribución y un número considerable de usuarios en todo el mundo, lo que parece una justa recompensa y una victoria sobre los que predecían una inminente desaparición.

Creo que el importante crecimiento de las tecnologías Regtech relacionadas, diseñadas para agilizar los procesos de cumplimiento y todas las comprobaciones posibles, ha llevado a la aceptación de las criptomonedas por parte de las finanzas tradicionales. Estos proyectos con las soluciones para llevar a cabo Know Your Customer (KYC) / Antilavado de dinero (AML, por sus siglas en inglés) mostraron una respuesta respecto a las criptomonedas a los bancos: compañías como Chainalysis y Onfido pueden construir operaciones KYC más eficientes mientras mantienen la total legalidad de los procesos.

Las startups recién establecidas no podían seguir el camino del cumplimiento de baja eficiencia en los bancos, que es una ruptura en casi cualquier proceso. Aún así, para llevar a cabo negocios en un campo legítimo, hicieron el cumplimiento por su cuenta, pero de manera más eficiente.

Pero, ¿destruirán las CBDC a las criptomonedas? Deberíamos dejar de hablar de la destrucción de cualquier cosa, sino pensar en los potenciales futuros. Las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés) tienen problemas que resolver, sobre todo de interoperabilidad. Con la incompatibilidad de las CBDC emitidas en diferentes países, la capacidad de convertirlas mutuamente y la lentitud de muchos procesos relacionados con el gobierno, no podremos hablar de una solución rápida.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

 Alex Axelrod es el fundador y CEO de Aximetria y Pay Reverse. También es un emprendedor en serie con más de una década de experiencia en funciones tecnológicas de liderazgo. Fue director de big data en el centro de investigación y desarrollo de JSFC AFK Systems. Antes de este cargo, Alex trabajó para Mobile TeleSystems, el mayor proveedor de telecomunicaciones de Rusia, donde dirigió el desarrollo de sistemas antifraude y de ciberseguridad.

Sigue leyendo:  

Ver noticia original en Cointelegraph