El emisor de una controvertida criptomoneda que solo puede venderse en lotes de 125 dólares diarios en un único exchange se enfrenta a la presión de un bufete de abogados australiano.

El bufete de abogados Salerno Law, con sede en Queensland, tiene previsto presentar una demanda en la que acusa a BPS Financial Limited -la empresa que está detrás del token QOIN- de incurrir en una conducta engañosa y en la venta piramidal de productos financieros y de incumplir la normativa sobre servicios financieros. La demanda pedirá 100 millones de dólares por daños y perjuicios.

Salerno Law, que se especializa en litigios sobre criptomonedas, comenzó a recoger expresiones de interés de inversores y comerciantes que habían sufrido pérdidas como resultado de los límites aparentemente arbitrarios impuestos a los vendedores de QOIN la semana pasada.

Los tokens QOIN se emiten en la blockchain Qoin, propiedad de la empresa. Como tal, QOIN no tiene soporte de los exchanges descentralizados, y solo puede intercambiarse utilizando el “Block Trade Exchange” (BTX Exchange), lo que les impide a los usuarios vender más de 125 dólares del token diariamente. Sin embargo, los usuarios pueden realizar compras de QOIN entre 100 y 10,000 dólares.

BTX está registrada en la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC).

Tanto BTX Exchange como BPS y Qoin están controlados por los mismos dos hombres, Tony Wiese y Raj Pathak. Pathak y Wiese son también los directores conjuntos de Bartercard, que es un sistema de comercio de trueque que les permite a las empresas intercambiar bienes y servicios utilizando un sistema de crédito propio llamado “dólares comerciales”.

Salerno Law dice que ha hablado con varios holders de Qoin, que dicen que han experimentado una dificultad significativa para vender o retirar el token en el exchange BTX y canjear el token.

“Se ha alegado por parte de los holders y comerciantes que no pueden aceptar los pagos de Qoin ni canjear el token por dinero fiduciario debido a los términos del exchange BTX, dejándolos con un token sin utilidad.”

Qoin niega estas afirmaciones, calificándolas de “infundadas” en un comunicado publicado en su página web el 28 de octubre.

Los comentarios públicos proporcionados por los usuarios de Qoin también ofrecen evaluaciones mordaces del proyecto.

“Qoin es una broma TOTAL. Manténganse alejados de esta empresa y de sus sucios negocios”, publicó un usuario en el sitio web Product Review.

0 es mi puntuación. Esto NO es, y lo vuelvo a repetir, NO es una inversión. Es un sistema de trueque cerrado entre empresas. Una vez que has ingresado tu dinero, lo máximo que puedes sacar actualmente son 125 dólares, SI es que puedes“, añadió Michelle, de Nueva Gales del Sur.

La demanda de Salerno no es la primera vez que Qoin está bajo fuego; la asociación local de la industria Blockchain Australia expulsó la membresía de Qoin y solicitó que su nombre y logotipo se eliminen de las promociones de marketing en febrero de este año en medio de acusaciones de que ha estado involucrado en ventas piramidales.

“Se le ha pedido al antiguo miembro que deje de utilizar el logotipo y el nombre de Blockchain Australia en relación con sus actividades comerciales o promocionales”, escribió entonces Blockchain Australia.

Sigue leyendo:

Ver noticia original en Cointelegraph