Los inversores se mueven con cautela después de una semana relativamente buena. Esta buena racha ha sido impulsada principalmente por el sector tecnología, que se ha portado muy bien últimamente. La gran sorpresa de última hora ha sido unos reportes más flojos de lo esperado por parte de Amazon y Apple. Esto explica el terreno mixto de este viernes en Wall Street. El optimismo actual se relaciona a los ingresos corporativos. En líneas generales, las grandes corporaciones están haciendo dinero. Sin embargo, esto no quiere decir, por supuesto, que todas las corporaciones están respondiendo de la misma manera a la recuperación. Podemos asumir que unos negocios están mejores que otros. Lo importante es que hay un optimismo general. Eso es lo que está subiendo los precios. 

Mientras tanto en el universo cripto, este mismo optimismo nos ha llevado a nuevos máximos históricos por doquier. Si bien es cierto que Bitcoin en estos momentos se encuentra por debajo de su máximo histórico, se podría asumir que esta batalla, tarde o temprano, la ganamos. Las correcciones son seguidas por rebotes. Y la energía es suficiente como para subir mucho más en las próximas semanas. Únicamente una verdadera tragedia podría frenar esta oleada alcista. Por los vientos que soplan, tendremos unas felices navidades. 

Ahora bien, hablemos de la criptonoticias más populares de esta semana. 

La fórmula mágica para hacerse rico de la noche a la mañana. Se nos dice que existe. Se nos dice que alguien la utilizó con éxito. Pero también se nos dice que no la podemos replicar. El algoritmo maravilla ciertamente es el nuevo Dorado. Nos alimenta la ilusión, pero no nos sirve de mucho en la práctica. Como inversor, necesitamos pensar en nuestra inversión. Debemos educarnos y trabajar en nuestra estrategia. De hecho, el mito del algoritmo mágico no nos ayuda de nada. 

Ahora bien, hay algoritmos que sí funcionan. Es decir, ofrecen resultados por un tiempo. Pero no funcionan todo el tiempo. Y, en la mayoría de los casos, hay que actualizarlos con frecuencia. Lo que quiere decir que hacer trading con algoritmos no es tan fácil como suena. La cosa tiene su maña. Requiere una sofisticación técnica muy particular. La historia suena simple después del acto. Pero el hecho de que no se pueden replicar los resultados es señal de la verdadera complejidad del meollo. 

A la gente le encanta un tip. Eso explica la popularidad de este tipo de artículos. Casi todas las semanas un artículo de este tipo logra la prestigiosa lista de las top criptonoticias de la semana. Esto es un indicador de las ansias que tienen los lectores por las soluciones más sencillas. Es más sencillo recurrir a un tip que hacer el trabajo. Y es más sencillo confiar en un supuesto experto que en nuestro propio criterio. 

Lo mejor que podemos hacer es invertir con una estrategia. Debemos construir un portafolio balanceado y diversificado, considerando los riesgos y las oportunidades. Lo mejor es realizar un estudio detallado de cada proyecto. ¿Tiene potencial? ¿Tiene utilidad? ¿Tiene comunidad? ¿Tiene un buen equipo promotor? ¿Tiene un buen equipo de desarrollo? Si el único criterio para comprar un criptoactivo es que subirá mucho muy pronto, seguramente estamos siendo víctimas de alguna manipulación. Como norma general, no es mala idea desconfiar de un tip. 

He aquí un ejemplo de una campaña orquestada para subir el precio de una criptomoneda. “Podría subir más de 300%”. Bueno, cualquier proyecto pequeño y con poca liquidez puede subir 3X con la promoción adecuada. Y si cuenta con muchas unidades en circulación, puede alcanzar (en papel) una enorme capitalización de mercado.

Supongamos que una nueva moneda sale al mercado con más de mil millones de unidades en circulación. Al principio, la moneda podría valer unos pocos centavos. Ahora bien, con la promoción adecuada, se podría lograr la primera compra importante. Esto podría significar un incremento considerable en el precio. Luego, para obtener la capitalización, lo que debemos hacer es multiplicar el precio de la unidad por todas las unidades en circulación. En fin, todo es un juego de números. 

En el mercado cripto, se juega mucho con los números. Pero, en el fondo, es una gran manipulación. ¿Cuál es el volumen diario? ¿Cuál es el suministro total? ¿Cuál es la liquidez? Si nos guiamos solamente en los incrementos porcentuales del precio y la capitalización podríamos estar obteniendo una imagen muy limitada de la moneda. 

Shiba sube. Shiba baja. Este proyecto obviamente se está beneficiando del boom de Dogecoin. El sector meme coin es totalmente irracional. Por ende, no tiene mucha lógica buscarle el sentido. Estos son activos esencialmente especulativos. Y su éxito depende, casi en su totalidad, de la promoción. Es decir, suben cuando se ponen de moda. Así de sencillo. Las ganancias pueden ser extraordinarias debido a la poca liquidez del mercado. Lo que significa una volatilidad extrema. En otras palabras, se puede ganar mucho dinero. Pero también se puede perder mucho dinero. Invertir en meme coins es jugar con fuego. 

Vuelve la burra al trigo. Otro artículo dando tips. En esta vez, dando tips en el sector NFT. Lo más revelador es el titular. “Pueden subir más del 200%”. Ese fue el gancho que atrajo a los lectores. Increíblemente, todavía hay gente que dice que este mercado no es especulativo. Al parecer, las ideas son más importantes que el lucro. En lo personal, no tengo nada en contra del lucro. De hecho, me encanta. Mi campaña es contra la recomendación vacía. Este mercado necesita a un inversor más sofisticado. Con un inversor más sofisticado, podríamos obtener un poco más estabilidad y cordura. 

El sector NFT en general ofrece muchas oportunidades. Eso implica que los líderes del sector son una opción bastante sensata para la inversión. Lo mejor, en este caso, es invertir en los proyectos con mayor potencial. Eso lo podemos medir, en parte, por el crecimiento de usuarios. Insisto. Lo mejor es hacer la tarea por cuenta propia. Lo peor es escuchar un tip. 

Ver noticia original en Cointelegraph