El territorio estadounidense de Puerto Rico está experimentando un resurgimiento del interés entre los inversionistas de criptomonedas, debido a que no se les cobra impuestos federales sobre la renta, y algunos inversionistas están completamente extentos de impuestos sobre sus ganancias de criptomonedas.

Según la ley local Ley 22, quienes viven en Puerto Rico por lo menos la mitad del año están exentos de impuestos sobre intereses, dividendos y ganancias de capital, lo que significa que pueden quedarse con la mayoría o la totalidad de las ganancias de las criptomonedas u otras inversiones sin tener que renunciar a la residencia en Estados Unidos.

La popularidad del territorio como un paraíso fiscal para cripto se destacó cuando surgieron noticias de que Frances Haugen, la denunciante de Facebook, se había mudado a Puerto Rico en marzo. Sin embargo, ha sido un refugio para inversionistas de criptomonedas durante años.

Logan Paul, una personalidad de las redes sociales y fundador de CryptoZoo, se mudó a la isla a principios de este año, donde alquila una mansión de USD 55,000 al mes. Paul le dijo a la revista Time que el estado libre de impuestos de la isla era una gran parte del atractivo:

“En Puerto Rico, estás motivado para hacer más y ganar más dinero debido a las implicaciones que conlleva”.

Las empresas relacionadas con las criptomonedas que se han trasladado a Puerto Rico en los últimos años incluyen el fondo de cobertura Pantera Capital de Nueva York y el mercado de tokens no fungibles SuperRare de Silicon Valley. Los tipos de finanzas más tradicionales, como el legendario administrador de fondos de cobertura John Paulson, también se han convertido en residentes.

La Asociación de Comercio Blockchain de Puerto Rico (PRBTA) anunció recientemente la primera edición de la Blockchain Week de Puerto Rico para diciembre de 2021, que tiene como objetivo atraer a más cripto millonarios e inversiones a la isla.

“Buscamos conectar a los emprendedores con las comunidades de Puerto Rico y educarlos sobre los múltiples beneficios disponibles en la era de las criptomonedas”, afirmó Keiko Yoshino, CEO de la PRBTA.

La migración de capital que las criptomonedas está trayendo a Puerto Rico está impulsando el crecimiento económico, pero tiene inconvenientes para los locales. Se culpa a proyectos como Puertopia, que es una comunidad criptoutópica en San Juan, por hacer que los precios de la vivienda se disparen.

Puerto Rico no es el único lugar apto para invertir en cripto.

Con el objetivo de atraer inversores y empresas de criptomonedas, El Salvador también ofrece importantes exenciones fiscales en el trading de Bitcoin, dejando a los inversores exentos de pagar ganancias de capital e impuestos sobre la renta en Bitcoin (BTC).

Otros paraísos fiscales clásicos tienen un entorno favorable a las criptomonedas, como Suiza, las Islas Caimán y Malta. St Kitts y Nevis, que es el hogar del “Bitcoin Jesus” Roger Ver, permite a los inversores inteligentes evitar impuestos y ofrece ciudadanía a través de un programa de inversión y ventajas de protección de activos para empresas de criptomonedas y millonarios.

En Portugal, los traders de criptomonedas y los mineros están exentos del impuesto sobre la renta, y en abril, el país aprobó el Plan de Acción de Transición Digital, que promoverá la creación de áreas económicas dedicadas a fomentar los negocios basados ​​en blockchain.

Sigue leyendo:

Ver noticia original en Cointelegraph