El nuevo unicornio de las criptomonedas, Worldcoin, ha revelado su plan de permitir que todo el mundo reclame monedas gratuitas para acelerar la adopción global de las criptomonedas.

Proporcionar criptomonedas gratuitas a toda la población mundial parece un proyecto imposible, pero 25 millones de dólares de Andreessen Horowitz, Coinbase Ventures, confirmation1, Blockchange y Day One Ventures, y una valoración de 1,000 millones de dólares añaden algo de peso al proyecto Worldcoin.

Cofundado por Alex Blania, Sam Altman y Max Novendstern, Worldcoin contó con la participación de más de 100,000 personas de todo el mundo durante su periodo de prueba y pretende llegar a más de mil millones de personas en dos años. Para comparar, hay más de 300 millones de usuarios de criptomonedas en todo el mundo a partir de 2021.

En declaraciones a Cointelegraph, el cofundador y CEO de Worldcoin, Alex Blania, dijo que los cofundadores se reunieron en 2019 y comenzaron a trabajar en el proyecto a principios de 2020. “Sam pensó que realmente podríamos cambiar el mundo para mejor si pudiéramos lanzar una nueva criptomoneda de propiedad colectiva y distribuida globalmente”, dijo.

Worldcoin es una cripto implementada como capa 2 sobre la red blockchain de Ethereum en la que cualquiera puede crear cuentas, enviar transacciones y participar en el proceso de validación. Su lanzamiento en la mainnet está previsto para el próximo año.

El carácter inclusivo de su ecosistema, la distribución de monedas gratuitas y los incentivos para las nuevas inscripciones son tres palancas para impulsar la adopción de las criptomonedas, explicó Blania. La inscripción en Worldcoin no requiere recursos financieros previos.

Worldcoin valida si la persona es real y ha reclamado su parte gratuita escaneando su iris con un hardware personalizado llamado Orb. Empresarios independientes de todo el mundo operarán estos dispositivos como “Operadores Orb”. Blania explicó que esos operadores son recompensados por cada usuario que inscriban en Worldcoin, por ejemplo:

“Un operador de Orb en Indonesia se asoció con una de las mayores empresas de reparto de comida del país para inscribir a todos los conductores, alquiló todo un escaparate en un centro comercial para aprovechar el alto tráfico de personas, e incluso fue invitado por el jefe de un pueblo cercano para presentar Worldcoin a todo el pueblo. Su experiencia con este pueblo fue tan exitosa que dio lugar a que otros ocho pueblos le pidieran que hiciera lo mismo”.

La mención de un escáner ocular hace surgir inmediatamente la preocupación por la privacidad de los usuarios, al estilo del Gran Hermano. Según el anuncio, el Orb convertirá el escaneo del ojo de una persona en un código numérico para que la imagen original “no tenga que ser almacenada o cargada”.

El sistema subyacente no vinculará este código numérico a las billeteras o transacciones de los usuarios para preservar la privacidad. Los usuarios también pueden participar en la red Worldcoin sin proporcionar un escáner ocular, pero no podrán reclamar monedas gratis.

El equipo está desarrollando una aplicación de billetera móvil no custodiada para facilitar el proceso de incorporación. Permitiría las transacciones entre usuarios y actuaría como navegador para encontrar operadores de Orb cercanos. Su objetivo es una rápida ampliación con la distribución de 50,000 Orbs al año, posiblemente con las próximas rondas de financiación en los próximos meses.

Sigue leyendo:

Ver noticia original en Cointelegraph