Una nueva encuesta ha revelado una visión sombría sobre la aparente disposición de los inversores minoristas a seguir los consejos sobre activos digitales de las cuentas de redes sociales de celebridades y personas influyentes.

Según una encuesta de Morning Consultant realizada a 2,200 adultos estadounidenses, el 45% de los encuestados que poseen criptomonedas indicaron que es probable que busquen exposición a un activo digital si está respaldado por una celebridad, en comparación con solo el 20% de los participantes en general.

Hubo algunos resultados más prometedores, ya que tres cuartas partes de los criptoinversores indicaron que era probable que invirtieran por recomendación de un familiar o amigo, mientras que el 81% invertiría en respuesta a los consejos de un asesor financiero.

Casi el 20% de todos los encuestados y casi un tercio de los propietarios de criptomonedas dijeron que estaban al tanto de un post publicado en la cuenta de Instagram de Kim Kardashian que promocionaba el token ERC-20 Ethereum Max (EMAX) a principios de junio. Un asombroso 19% de los encuestados que vieron el anuncio de Instagram admitieron haber invertido en Ethereum Max después, aunque solo representan el 3.8% de la muestra total.

El anuncio y el proyecto han estado envueltos en la controversia desde entonces. El precio de EMAX experimentó un crecimiento meteórico tras ser anunciado el 26 de mayo como “la criptomoneda exclusiva aceptada para la compra de entradas online” para el combate de boxeo entre el invicto boxeador Floyd Mayweather y el YouTuber Logan Paul el 6 de junio.

Mientras que EMAX había cotizado a tan solo USD 0.00000000073 (nueve ceros) antes del anuncio, la noticia de su afiliación al evento de boxeo hizo que los precios se dispararan por encima de USD 0.00000085 (seis ceros) el 1 de junio, una ganancia superior al 116,000% en tan solo una semana.

Después de que Ethereum Max se desprendiera de más del 99% de su valor en menos de dos semanas, Kardashian publicó el 13 de junio el anuncio a sus 250 millones de seguidores que el 50% de los tokens de EMAX que tenía el monedero del administrador del proyecto se habían quemado.

Si bien el token estaba cotizando a apenas 0.0000000076 dólares (siete ceros) antes de que el post de Instragram se pusiera en marcha según CoinMarketCap, EMAX se recuperó a 0.000000235 dólares (seis ceros) el 14 de junio, una ganancia del 3,000% en menos de dos días.

EMAX ha tendido constantemente a la baja desde mediados de junio, y la última vez que el token se negoció fue a USD 0.000000021 (siete ceros), un descenso del 91% desde los máximos locales que siguieron a la aprobación de Kim Kardashian en Instagram.

El incidente no pasó desapercibido para los reguladores financieros; el jefe de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido, Charles Randell, describió el post de Instagram de Kardashian como posiblemente la única “promoción financiera con el mayor alcance de audiencia de la historia”. Y añadió:

“No puedo decir si este token en particular [Ethereum Max] es una estafa. Pero los influencers de las redes sociales son pagados rutinariamente por los estafadores para ayudarles a bombear y volcar nuevos tokens sobre la base de la pura especulación. Algunos influencers promueven monedas que resultan no existir en absoluto.”

Kim Kardashian no es la primera celebridad que atrae la ira de los organismos de control financiero por promocionar criptoactivos a sus seguidores de las redes sociales, y es poco probable que sea la última también.

En 2018, la Comisión de Valores de Estados Unidos acusó a Floyd Mayweather y al músico DJ Khaled de promover ilegalmente la oferta inicial de monedas (ICO) de Centra el año anterior.

Si bien la SEC ha advertido a las celebridades que deben aclarar que están haciendo promociones pagadas de ICO en las redes sociales, muchas celebridades ahora están promocionando sus propios tokens no fungibles en medio del boom de los NFT.

Sigue leyendo:

Ver noticia original en Cointelegraph